¿Qué ejecutivos son los más buscados?

Rafael Zavala

Por: (Experto en Gestión de Talento Humano de la Universidad de Piura) 

La capacidad de gestión, la flexibilidad y las dotes para dirigir equipos son las características que definen a los ejecutivos que demandan las empresas. A cambio, ellos piden estabilidad y autonomía para mejorar los resultados de negocio.

Para ser un valor en alza, no será necesario haber sido el primero de la clase, contar con un máster brillante o una dilatada experiencia. Aunque esto ayuda, lo que las empresas necesitan ahora son directivos capaces de conseguir resultados a corto plazo y pensando en el futuro. Se busca a quienes tienen recursos como la creatividad, empuje y capacidad de decisión, que no tengan miedo a equivocarse y que aportan una capacidad de gestión enfocada al ahorro de costos y al incremento de oportunidades para seguir desarrollando negocio.

Expertos señalan que las prioridades de las compañías son la reducción de costos y la tesorería y, en algunos casos, la mejora del posicionamiento internacional. Por estos motivos se identifica al ejecutivo capaz de transformar la compañía, optimizando procesos y recursos, como al ejecutivo con uno de los perfiles más demandados. Esto genera la necesidad de reclutar a personal con dos perfiles adicionales: a un director financiero, con capacidad de mejorar la tesorería, y a un director de recursos humanos, para optimizar y fidelizar.

También te puede interesar:  Perfil del líder que requerirán las organizaciones en el 2021

Los expertos coinciden en que estamos ante algo más que una crisis cíclica que tendrá como consecuencia una nueva forma de entender la economía. En esta situación, los aspectos personales del directivo tienen más relevancia que los conocimientos técnicos. Se buscan valores como la confianza en sí mismo, la ética, capacidad de compromiso y, sobre todo, inteligencia y habilidad emocional. Hay que contratar personas completas que sean capaces de afrontar un negocio con energía, entusiasmo y que sepan comunicar. La orientación hacia los resultados, una competencia que se supone en todas las categorías profesionales, es una prioridad en el caso de los directivos, ya que el mercado demanda resultados a corto plazo. Adiós a la ‘megaestrella’, se necesitan ejecutivos que se dediquen a pensar y resuelvan los problemas del día a día.

Ya que muchos de estos directivos son conscientes de su valía, se encuentran en situación de exigir ciertas condiciones. El ejecutivo demanda información sobre las funciones que asumirá, no quiere ser un eslabón en el proceso, exige capacidad de , un entorno propicio para desarrollarlo y, sobre todo, contar con la delegación necesaria para ejercerlo. Aquí la importancia del aspecto emocional es grande porque la integración en el equipo de trabajo es fundamental. Los individualistas no tienen el perfil adecuado para los próximos retos. Hacer equipo implica aunar, ceder, aceptar, aportar, sufrir y disfrutar de la mano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.