Moody’s cambia perspectiva de calificación A3 de Perú a negativa

Moody’s cambia perspectiva de calificación A3 de Perú a negativa

Investors Service cambió hoy la perspectiva de las calificaciones A3 de emisor a largo plazo en moneda extranjera y local del Gobierno de de estable a negativa. Al mismo tiempo, Moody’s mantuvo las calificaciones A3 de emisor a largo plazo en moneda extranjera y local y las calificaciones A3 para la deuda sénior no garantizada a largo plazo en moneda local y extranjera del Gobierno peruano.

El cambio de perspectiva a negativa refleja la opinión de Moody’s de que un entorno político cada vez más polarizado y fracturado ha estado socavando la eficacia de la formulación de políticas del país, lo que ha llevado a un deterioro progresivo de la fortaleza institucional del Perú.

Si se mantiene, esta erosión socavará la capacidad de recuperación económica y seguirá afectando la confianza empresarial y perjudicará la ”, dijo la agencia en un comunicado. “La menor capacidad de recuperación económica junto con una menor capacidad de formulación de políticas afectará negativamente la capacidad del soberano para revertir el deterioro fiscal de los últimos años”.

Para Moody’s, cualquiera que sea el resultado de las próximas elecciones presidenciales, los próximos meses ofrecerán información valiosa sobre las políticas que seguirá la nueva administración y sobre su capacidad para implementar esas políticas dada la naturaleza fracturada de la legislatura.

También te puede interesar:  Banco de la Nación, ¿puede dar créditos a sectores productivos y qué consecuencias generaría?

La afirmación de la calificación A3 refleja la visión de Moody’s de la relativa resiliencia de la economía peruana y la fortaleza del balance público incluso después de considerar los efectos de la pandemia”, explicó la agencia.

Las métricas crediticias clave siguen siendo relativamente sólidas y Moody’s prevé que la economía peruana se recuperará con fuerza de la pandemia. Hasta la fecha, el deterioro del balance del soberano ha sido algo contenido y el aumento de la deuda pública ha sido moderado en relación con sus pares.

Los límites máximos del país en moneda local y extranjera se mantienen sin cambios en Aa2. La brecha de cuatro niveles entre el techo en moneda local y la calificación soberana refleja la huella relativamente baja del gobierno en la economía y el sistema financiero, así como la previsibilidad y confiabilidad de instituciones económicas creíbles y de apoyo.

La falta de una brecha entre el techo de moneda extranjera y el de moneda local refleja la ausencia de restricciones de balanza de pagos, controles de capital, controles de tipo de cambio o restricciones en moneda extranjera o local.

¿Por qué el cambio de perspectiva?

El deterioro institucional de las tensiones políticas recurrentes y el aumento de las iniciativas del con repercusiones fiscales y económicas negativas ha creado más desafíos para que los responsables de la formulación de políticas controlen el gran déficit fiscal que resultó del impacto en la actividad económica y las medidas de estímulo durante la pandemia.

También te puede interesar:  Minería y alimentos presentarán crecimiento en exportaciones este 2021

Los resultados de las elecciones presidenciales y legislativas del 11 de abril del 2021 sugirieron desafíos continuos para la cohesión institucional. Un congreso muy fragmentado hace poco probable que el próximo gobierno pueda llegar a un consenso sobre la adopción de reformas que mejoren la competitividad para aumentar la productividad y respaldar un crecimiento más sólido.

También es probable que el próximo gobierno se enfrente a un estancamiento político a un nivel similar al que ha obstaculizado la actividad económica durante los últimos cuatro años.

Las preocupaciones sobre el deterioro institucional se ven exacerbadas por el mayor riesgo de un debilitamiento de la calidad de la formulación de políticas como resultado de las presiones sociales y la posibilidad de que cambios abruptos de políticas socaven la continuidad de las políticas después de la electoral.

Navegar por la frágil recuperación económica y los desafíos fiscales asociados requerirá una formulación de políticas prudente y creíble que respalde el sentimiento económico y fomente un crecimiento sólido. Un deterioro en la calidad de la formulación de políticas que socava la capacidad de las autoridades para cimentar una sólida recuperación económica y abordar eficazmente los desafíos fiscales asociados pesaría mucho sobre la solvencia crediticia del Perú.

También te puede interesar:  Piden apertura de comercio en frontera Perú - Chile

Factores para una mejora o rebaja

Aunque es poco probable debido a la actual perspectiva negativa, un aumento sustancial en los niveles de ingresos o un fortalecimiento significativo de los indicadores de gobernabilidad, particularmente relacionados con las instituciones políticas, la corrupción y la economía informal, contribuirían a mejorar la solvencia del soberano.

Por el contrario, un mayor debilitamiento de la calidad de formulación de políticas y los resultados de políticas adversas a raíz de las continuas tensiones entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, presiones políticas que conducen a políticas crediticias negativas, o cambios abruptos que socavan la continuidad de las políticas y ponen en peligro el crecimiento y las finanzas públicas probablemente resultarán en una rebaja.

La ausencia de reformas estructurales que preserven el potencial de crecimiento de la economía, apoyando a su vez las finanzas públicas y promoviendo la convergencia de ingresos con pares con calificaciones similares, también afectaría la solvencia del soberano.

Fuente: Gestión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.