Todo lo que debe saber sobre el cese colectivo

César Puntriano

Por: (Abogado Laboralista)

Las predicciones para el desempeño de nuestra economía en este año no son nada alentadoras. Así, dicho panorama sombrío hace que muchos empleadores se hayan acogido a la suspensión perfecta de labores (SPL) hasta el mayor plazo posible, y otros al cese colectivo por motivos económicos. No es fácil tomar la decisión de cesar al personal por lo que el cese colectivo por motivos económicos constituye una medida que implica sacrificar a una parte de la planilla para lograr la continuidad de la fuente de ingresos de los demás.

Respecto al cese colectivo, conviene recordar que este se encuentra regulado como una causa justa de extinción del vínculo laboral, por lo que el personal comprendido no percibirá indemnización alguna por despido. Les tocará recibir los truncos que se generan ante cualquier como su CTS trunca, vacaciones y gratificaciones truncas.

El cese colectivo por motivos económicos requiere de aprobación por la , por lo que el no podrá cesar y luego comunicarlo a la autoridad como ocurre, por ejemplo, cuando toma la decisión de liquidarse. Para ello, la medida debe comprender por lo menos al 10% del total de trabajadores de la empresa, y antes de presentar el expediente a la autoridad se deberá convocar al personal afectado a una reunión para intentar alguna medida distinta.

También te puede interesar:  En debate cambios a la legislación de prácticas preprofesionales

El expediente debe contener una pericia de parte elaborada por una empresa debidamente registrada ante la que sustente el motivo económico alegado. La propia AAT ha señalado que la pericia debe demostrar, (i) la realidad de la crisis, es decir, que la crisis afecta verdaderamente al empleador, para lo cual debe analizarse su situación económica. No basta alegar que el sector se encuentra en crisis sino justificar cómo la crisis del sector lo afecta en concreto y que ello se refleje en su situación económica, (ii) la actualidad de la crisis, es decir, que concurra en el preciso momento en que se solicita este cese, no pudiéndose sustentar en situaciones pasadas cuyos efectos ya concluyeron o en situaciones probables o especulaciones futuras; (iii) la suficiencia de la crisis, es decir, que sea permanente, definitiva y suficiente, de manera que mantener el vínculo laboral resulte excesivo en tanto su continuidad ocasione más pérdidas que ganancias.

También te puede interesar:  MEF anuncia que en los próximos días sale reglamento sobre cambios al factoring

Fuente: El Peruano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.