El Dispute Adjudication Board en los procesos de construcción

Javier Vasquez Laguna

Javier Vasquez Laguna
Abogado asociado del Estudio Muñiz. 

En todo proceso constructivo existe la posibilidad de algún error, omisión, inconsistencia, incompatibilidad, incongruencia o falta de “constructibilidad». Su ocurrencia puede generar la modificación de las partidas y conllevar a la aceptación de adicionales de obra, o generar un conflicto que será resuelto en la vía arbitral.

Las (DAB) o, simplemente, Dispute board, han venido operando con buenos resultados a nivel internacional. En nuestro medio, tienen su aplicación concreta bajo el nombre de “Junta de Resolución de Disputas”.

En el campo privado y a se han implementado las DAB en algunos proyectos, por lo que consideramos importante anotar algunas ventajas de su utilización frente a la práctica común de emplear únicamente la vía arbitral como mecanismo de solución de controversias.

A continuación, apuntamos cuatro de sus ventajas:

Brinda soluciones ex ante. Por su propio método de trabajo, permiten una solución cuando el problema es menor y todavía se puede solucionar mediante la colaboración de todos los involucrados, y no cuando las reaciones se han tornado irreconciliables, como suele ocurrir cuando se llega a la vía arbitral.

También te puede interesar:  Cofopri implementa plataforma digital “Atenciones en línea”

Es preventivo y proactivo. Aporta soluciones desde etapas previas a 1 conflicto, dejando el look ahead planning (periodo de trabajo inmediato) libre de incompatibilidades, sin retrasos en el cronograma de línea base.
Por su parte,el proceso arbitral brindará una la solución de forma reactiva.

La solución es coetánea a la ejecución de la obra. En dicha etapa, aún existen los elementos necesarios para adoptar la mejor decisión para el proyecto, frente a un proceso arbitral retrospectivo y forense.

Es resuelto in situ por técnicos. Prima la participación de técnicos en la solución, teniendo los abogados una participación coadyuvante. La solución es técnica, antes que jurídica.

Como puede apreciarse, la implementación de las DAB ofrece una gran oportunidad de mejora que debemos de aprovechar para el avance de la infraestructura en nuestro país.

Fuente: Gestión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.