Deducciones para el impuesto a la renta

Deducciones para el impuesto a la renta

Ante la emergencia decretada a causa del y las normas aplicables sobre deducción de gastos por intereses para la determinación del (IR) de tercera categoría, las empresas pueden evitar posibles perjuicios por gastos no deducibles tributariamente.

Esto porque tienen la posibilidad de optar por fuentes de financiamiento tributariamente eficientes no comprendidas dentro los límites fijados por estas disposiciones, reveló el tributarista Pablo León.

Normatividad

Conforme al D. Leg. 1424, desde el 1 de enero del 2019, para establecer la renta neta de tercera categoría se debe deducir de la renta bruta los intereses de deudas y los gastos originados por la constitución, renovación o cancelación de las mismas siempre que hayan sido contraídas para adquirir bienes o servicios vinculados con la obtención o producción de rentas gravadas en el país o mantener su fuente productora.

Para tal efecto, son deducibles los intereses provenientes de endeudamientos, cuando estos no excedan tres veces el patrimonio neto del contribuyente al cierre del ejercicio anterior; teniendo en cuenta que los intereses obtenidos por el exceso de endeudamiento que superen este límite no son deducibles.

También te puede interesar:  Beneficiario final en materia tributaria: ¿Quién está detrás de la madeja?

No obstante, de acuerdo con la Única Disposición Complementaria Modificatoria de este decreto legislativo, desde el 1 de enero del 2021 no serán deducibles los intereses netos en la parte que excedan el 30% del Ebitda (beneficio bruto de explotación calculado antes de la deducibilidad de los gastos financieros y acrónimo del inglés earnings before interest, taxes, depreciation, and amortization) del ejercicio anterior.

En el contexto de la vigencia de estas disposiciones conocidas también como reglas de subcapitalización, las empresas entonces pueden optar –por ejemplo– por bonos por oferta pública primaria, indicó León.

A su criterio estos bonos se pueden colocar tanto en el mercado principal como en el mercado alternativo de valores y en el mercado de inversionistas institucionales, teniendo en cuenta que esos intereses que se generen no estarán afectos al límite de subcapitalización porque están excluidos de aquellas reglas.

La segunda alternativa que tienen las empresas es que realicen, si necesitan financiamiento, titulización de flujos futuros para colocarlos por oferta pública o por oferta privada, detalló.

También te puede interesar:  Los servicios y precios de transferencia

Así, dijo, si una empresa tiene un flujo comprometido de un millón de soles y lo tituliza colocándolo en el mercado a 800,000 soles, esa diferencia de 200,000 soles constituye pérdida para efectos tributarios aunque para efectos económicos es un interés y, también, se encuentra fuera del ámbito de la aplicación de las reglas de subcapitalización.

La tercera opción para las empresas constituye evaluar también la obtención de financiamiento mediante el factoring sin recurso.

Este mecanismo genera un gasto por servicios, un gasto financiero por intereses que también está fuera de la aplicación de las reglas de subcapitalización, explicó el especialista que se desempeña como asociado senior del Estudio Rebaza, Alcázar & De Las Casas.

Se trata de tres alternativas que sugiere a las empresas evaluar en el caso de que aquellas reglas se mantengan y no cambien, concluyó el experto en tributación.

Planteamientos

En un contexto como el actual, las empresas necesitan mucho más financiamiento para enfrentar la crisis y todos los pagos que deben realizar, comentó León. Por tanto, propone tres modificaciones a las reglas de subcapitalización incorporadas por el Decreto Legislativo Nº 1424 a la Ley del Impuesto a la Renta. La primera consiste en suspender la aplicación de estas reglas hasta que pase el estado de emergencia. A su vez, propone modificar los supuestos de exclusión del límite de deducciones de gastos por intereses para que más empresas puedan efectuar este tipo de deducciones. Por último, sugiere establecer la posibilidad de arrastrar a partir del 2021, sin límite temporal o por cuatro ejercicios fiscales, los gastos financieros que no se puedan deducir.

También te puede interesar:  Asociación de contribuyentes cuestiona proyecto de ley de incentivos para pago de deudas

Apuntes

**Hasta el momento, el límite de las reglas de subcapitalización no es aplicable a los contribuyentes cuyos ingresos netos en el ejercicio gravable sean menores o iguales a 2,500 UIT.

**Tampoco se aplican a las empresas del sistema financiero y de seguros señaladas en el artículo 16 de la Ley General del Sistema Financiero y del Sistema de Seguros y Orgánica de la Superintendencia de Banca y Seguros.

**Los contribuyentes que se constituyan en el ejercicio considerarán como patrimonio neto su patrimonio inicial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.